Mirar hacia atrás para ir hacia delante.

Y nuestro sueño lo inició el Dr. Pedro Junyent en 1948 con un gran objetivo: mejorar la salud de la sociedad española.

Hoy, más de 70 años más tarde, ese sueño se ha centrado en ayudar a los profesionales de la odontología a desarrollar una práctica segura y eficaz.

Contribuimos a la evolución de una odontología sin dolor y a una sociedad con una buena salud bucal. Y la marca se ha convertido en un referente internacional en el sector.

Los pequeños momentos nos hacen grandes

1948

Inibsa nace de la mano del Dr. Junyent

Nacemos hace más de 70 años para facilitar el día a día de los profesionales de la salud, y con un objetivo en común: mejorar la salud de la sociedad. Lo hacemos de la mano de nuestro fundador, el Dr. Junyent, un visionario de carácter emprendedor e innovador que marca nuestra trayectoria hasta hoy.

1950-60

Importación de innovadores medicamentos

Durante los primeros años, apostamos por la importación de medicamentos y productos sanitarios de última generación, en una España aislada, con el objetivo de mejorar la salud de la sociedad española. Paralelamente, el Dr. Junyent focaliza los esfuerzos de nuestros laboratorios en la investigación para desarrollar nuevos medicamentos.

1969

Nuevos productos que nos acompañan todavía hoy

Salen las primeras unidades a la venta de nuestros productos de desinfección y Nobecutan (apósito en spray), dos productos estrella de Inibsa, que todavía hoy continúan siendo líderes en su segmento. Su vigencia actual demuestra hasta qué punto fueron productos innovadores y revolucionarios.

1970-80

Nos vinculamos al mundo odontológico

La década de los 70 es clave para nosotros, y traza el camino de nuestra compañía hasta hoy. Nos vinculamos al mundo de la odontología, e introducimos en nuestro portafolio las primeras anestesias dentales, como facilitadoras de la odontología del s. XXI.

1980

Innovamos en el área de control del dolor

Aportamos un nuevo concepto en la práctica de control del dolor dental en España, con la incorporación al mercado del cartucho dental. Durante unos años coexistieron los cartuchos y las ampollas, hasta que estos acabaron sustituyéndolas. Un hito importante para los profesionales de las clínicas dentales, ya que se ve reforzada la seguridad de los odontólogos en su práctica diaria. Con ello vemos cumplida una de nuestras metas: cuidar a los que cuidan.

1985

Lanzamos los primeros anestésicos marca Inibsa

Creamos las primeras anestesias bajo nuestro nombre: Inibsa. Este es el principio de una relación larga y consolidada, que llega hasta nuestros días.

2000-10

Inibsa en el mundo

En 2002 empezamos el camino de la internacionalización de nuestras anestesias. Actualmente estamos presentes en más de 60 países, y con más de 90 registros farmacéuticos en todo el mundo.

2010-20

Renovación de las instalaciones

Durante los últimos años Inibsa ha ampliado y renovado por completo toda la planta productiva. Durante este período se han inaugurado los nuevos laboratorios de Microbiología y Control Físico Químico, y se ha dotado a la planta de los últimos avances en tecnología. Esto nos ha permitido la ampliación de capacidad de producción de anestésicos dentales, destacando la instalación de 2 nuevas zonas de llenado aséptico, y la renovación total de las líneas de packaging. Como consecuencia de todo ello, hemos crecido hasta llegar a ser más de 300 trabajadores.

2020-30

Una década para soñar

En 2020 hemos conseguido posicionarnos como segundos productores mundiales de anestesia dental. Tenemos un proyecto sólido e ilusionante, con muchos retos por delante, y con un equipo determinado a cumplirlos. Hemos hecho realidad los sueños de los últimos 10 años, y ahora ya vamos a por los del futuro.